Cómo funcionan las subastas en España

Existe una gran variedad de situaciones que pueden dar lugar a que un determinado bien mueble o inmueble salga a subasta. Habitualmente, esto se produce cuando el bien ha sido embargado tanto por una Administración Pública como por un banco o entidades privadas, debido a una situación de impago o deuda.

En España, cada año sale a subasta una gran cantidad de bienes. Los bienes que pueden salir a subasta pueden ser de diversos tipos. En una subasta pública puedes encontrar desde una casa, un local, un piso o una nave industrial hasta material informático, ropa, zapatos, prendas deportivas, etc. En realidad, los tipos de bienes que pueden ser subastados son casi infinitos.

Los motivos que pueden provocar que un determinado bien salga a subasta son, principalmente: quiebras de empresas, impagos de deudas, decomisos, enajenación a menores, abandonos o subastas de la administración o venta de patrimonio. En una subasta puede participar cualquier persona que pueda tener interés en los bienes, siempre que no se trate de funcionarios o personal vinculado o relacionado con el embargo de esos bienes. De igual forma, incluso, el dueño del bien embargado podría participar en una subasta, siempre que lo haga mediante representante.

Existen empresas y portales que pueden ofrecerte información sobre este tipo de subastas, como es el caso de subastatotal (www.subastatotal.com), donde te ofrecen información muy completa sobre esta actividad.

Cómo funciona una subasta

Vamos a ver, a continuación, cómo funciona una subasta pública:

– Selección del bien

Para participar en una subasta pública, lo primero que debes tener en cuenta es el bien que va a ser subastado. Debes localizar el bien que te interesa y averiguar en qué situación se encuentra. Dependiendo del tipo de bien, averiguar esta situación será más o menos compleja.

– Conocer el estado del bien

El bien sobre el que queremos pujar puede tener cargas o alguna situación complicada que debamos conocer. Por ello, es importante que, antes de acudir a la subasta, averigües cuál es la situación jurídica y económica del bien en cuestión.

– Saber lo que se está comprando

En las subastas, los bienes pueden ofrecerse en diferentes modalidades, que tendrás que conocer para saber qué es exactamente lo que estás adquiriendo. Es posible que, en la subasta, puedas comprar un bien indiviso, lo que significaría que estás comprando una parte de algo que no puede separarse.

Puedes comprar un bien en usufructo, de forma que solo estarás adquiriendo el derecho a usar el bien, pero no su propiedad. Otra opción es la nuda propiedad, que sería la situación contraria a la anterior. O, finalmente, puedes adquirir un bien de pleno derecho, que sería la opción más habitual.

– El precio del bien subastado

Un aspecto fundamental será establecer el precio de esos bienes subastados. Este precio lo marca la Administración, pero hay que tenerlo muy en cuenta.

– Entrega de depósito

En todas las subastas te van a pedir que dejes una señal o un depósito, que será de un 5 o 30 % del valor de la subasta.

Si sigues todos los requisitos, podrás conseguir aquellos bienes que te interesen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies